Minipréstamos rápidos

Los minipréstamos rápidos se han convertido, gracias a la oportunidad única que brindan de conseguir una pequeña cantidad de efectivo con carácter de urgencia, en una opción de financiación adecuada para muchas personas en una gran variedad de situaciones.

De hecho, las compañías especializadas reciben cada vez más peticiones de solicitantes con problemas para acceder a financiación mediante vías consideradas convencionales. Aquí vamos a explicarte qué son exactamente y por qué pueden serte de gran utilidad.

¿Qué son los minipréstamos rápidos?

Los mini préstamos rápidos, como su propio nombre indica, son préstamos que se conceden, una vez realizada la solicitud, con velocidad y celeridad. Para que te hagas una idea, la mayoría de las compañías emiten una respuesta afirmativa o negativa respecto a ella en no más de 2 o 3 horas. De hecho, algunas incluso la ofrecen en cuestión de minutos.

Esta rapidez no es el único elemento que caracteriza a este tipo de minipréstamos. Además, se conceden por cantidades de efectivo relativamente pequeños. Por lo general, estas oscilan entre los 100 € y los 300 €, aunque pueden ser superiores o inferiores, según el caso. Si la solicitud es aceptada, la transferencia se efectúa inmediatamente, por lo que el cliente puede disfrutar del dinero en menos de 24 horas.

El plazo de devolución suele rondar los 30 días, aunque cada vez son más las empresas especializadas que brindan la posibilidad al solicitante de elegir él mismo el tiempo que necesita para proceder a reintegrar el dinero.

Además, la petición suele llevarse a cabo a través de Internet, motivo por el que este tipo de productos financieros también se conocen como minipréstamos rápidos online. Y es que este medio ha facilitado y agilizado el proceso hasta límites insospechados.

Internet, el vehículo ideal de los minipréstamos rápidos

Por lo general, basta con entrar a la plataforma web de la compañía que ofrece el préstamos y, posteriormente, seleccionar la cantidad, el tiempo de devolución necesario y rellenar un sencillo formulario con algunos datos personales. Una vez hecho, la compañía procede a dar una respuesta positiva o negativa.

En caso de dar el sí, basta con entregar una fotocopia del DNI y otra de la primera página de la cartilla de una cuenta corriente de la que el solicitante sea el titular para que se realice la transferencia del dinero. Todo hace indicar que, más que de rapidez, podríamos hablar de inmediatez.

Queda claro, una vez dicho esto, que también deben considerarse como minipréstamos rápidos sin papeleos ya que, en resumidas cuentas, las empresas que los conceden solo piden los documentos básicos que permiten la identificación del sujeto y la realización de la transferencia.

De hecho, ni siquiera miran el listado de morosos de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de España (ASNEF). Por lo tanto, aunque tengas alguna deuda impagada y tu nombre figure en él, tienes la oportunidad de recibir el préstamo.

En definitiva, para hablar de este tipo de productos financieros de forma exacta, lo ideal sería catalogarlos como minipréstamos rápidos online con ASNEF y sin papeleos. De este modo, es posible recoger todas y cada una de sus características.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *